EMPRESA

LA SABIDURÍA ARTESANAL

Nuestra capacidad de recordar, según los expertos, está menos difundida de cuanto creemos. Pero de la memoria dependen nuestra identidad y la percepción de nuestra historia. Es un tema que supera la esfera personal y contagia la multiplicidad de las experiencias humanas, sus asuntos, su evolución.
Promemoria: en la elección del nombre se condensa una vocación precisa, la de conservar, de no dejar caer en el olvido un patrimonio de ideas, talentos y competencias. Al contrario de preservar y de reactivar lo que parece superado, a menudo con la superficialidad como cómplice, poseyendo las cualidades de un arqueólogo que incluso en los fragmentos es capaz de leer un diseño completo. Recordar para afirmar la propia identidad, para constituirse en un proyecto que mira al futuro con amor hacia el patrimonio del pasado.

El conocimiento de los materiales que supone un ejercicio refinado de los sentidos, la sabiduría de un cosido de punto guarnicionero que muestra una perfección inalcanzable, el tratamiento de una madera que sabe seguir con naturalidad sus veteados, la elaboración de la piedra que todavía hoy tiene, en las manos del cantero, el primer y único instrumento. Y todavía, la escala cromática que hace vibrar la superficie de las pieles, la traza de las tramas de los tejidos más sofisticados, la transparencia del cristal y el peso del metal. La artesanía italiana es depositaria de todo esto y de una infinidad de otras invenciones y representa una riqueza envidiada y sobre todo buscada y apreciada. Un savoir faire hecho de genialidad y de creación, de recuperación de las técnicas de elaboración más antiguas acompañado de un enfoque industrial.

Promemoria representa todo esto y con su modo de operar ofrece un feliz punto de contacto entre artesanía e industrialización, entre serial e irrepetible, rigor y flexibilidad, regla y excepción.